HISTORIAS CON NOMBRE PROPIO

Estas son las historias de personas reales con los que hemos tenido fortuna de compartir grandes momentos. Seres humanos que hacen que nuestra labor, por difícil que pueda parecer a veces, siempre tiene una gran recompensa.

Son historias con nombre propio..

Historia Aiman

Stone Town, Zanzíbar

La pequeña Aiman Hamila Wakame , de tan solo 18 días de vida había nacido con espina bífida asociado a un mielomeningocele en la zona lumbar. Se trata de un defecto en el desarrollo del bebé durante el embarazo por el déficit de una simple vitamina. Desafortunadamente al no haber podido ser tratada en los primeros días de vida, Aiman ya estaba infectada, por lo que decidió ingresarla e iniciar un tratamiento antibiótico previo e intentar operarla a la mayor brevedad posible.

El segundo día tras comprobar que podría resistir una operación nos disponemos a operar una niña que apenas mide 40 centímetros.
Los anestesistas locales en la cabeza por parte del Dr. Amish hacen un trabajo espléndido en poco tiempo con lo que empezamos la cirugía reconstructiva del defecto, terminando en dos horas muy satisfechos del trabajo realizado.

Al despertar Aiman comprobamos que todo esta bien así que al salir de quirófano se la entregamos a la madre en brazos y enrollada en una simple bata de quirófano para que pasen juntas madre e hija las primeras horas en la UCI.

En la mañana siguiente durante el pase de visita ya nos encontramos a madre e hija entre el gentío multicolor de la sala de pediatría, Aiman ya había sido aderezada con las pinturas típicas locales para ahuyentar el mal de ojo. La pequeña Aiman estaba siendo amamantada por su mamá y para nuestra alegría, comprobamos en la revisión de herida que Aiman está muy bien.

Seguimos con nuestra actividad de manera normal pero a partir del segundo día de la operación la herida se vuelve a infectar. Era nuestro última día de misión pero tras hablarlo con los anestesistas, decidimos reoperar a Aiman para limpiar y reparar la herida abierta. Al cabo de unas horas la pequeña niña despertaba de nuevo sin problemas y la herida parecía controlada.

Tras un viaje de vuelta largo y pesado recibimos las primeras noticias de Aiman, de nuestros amigos doctores Omar y Martin “patient doing well and wound well closed”. Así que ahora a seguir curando la herida y esperar evolución.

.